endofworld_Spa.jpg

Si no has escuchado las “noticias”, diferentes fuentes están reportando que el mundo se acabará mañana sábado, septiembre 23, 2017, que el Señor Jesucristo regresará o que ocurrirá el Rapto o Arrebatamiento de la iglesia. Quizás has visto o escuchado uno o varios de los siguientes informes (entre otros): 

  • El gran eclipse de 21 de agosto inició la cuenta regresiva hacia el final del mundo que ocurrirá el 23 de septiembre, 2017
  • Las constelaciones de Virgo y Leo se alinearán en combinación con el sol, la luna, y el planeta Júpiter como señal del “cumplimiento” de Apocalipsis 12
  • Los huracanes en el Caribe y en los EE.UU y terremotos en México y otros lugares son señales del fin

 ¿Será verdad que sólo nos queda un día en la tierra? ¿Qué debemos saber? 

Los ‘reporteros’ apocalípticos tienen un record pésimo

Todas las predicciones modernas del “fin del mundo” hasta la fecha han estado equivocadas. La famosa Enciclopedia Británica saca a relucir diez de estas “profecías” que no se cumplieron (Véase https://www.britannica.com/list/10-failed-doomsday-predictions). Según dicha fuente entre las más recientes están la de Harold Camping que el mundo acabaría el 21 de mayo del 2011 (y luego en octubre 21 del mismo año), y la del calendario Maya de diciembre 12 del 2012. Nuestra fecha actual desmiente todas estas predicciones. Pero, ¿qué tal si esta vez tienen razón? ¿Qué dice la Biblia?

Dios no ha revelado la fecha de Su regreso

Los que afirman la predicción de septiembre 23, 2017 se apoyan en una mal interpretación de Apocalipsis 12:1-2:

"Apareció en el cielo una señal maravillosa: una mujer revestida del sol, con la luna debajo de sus pies y con una corona de doce estrellas en la cabeza. Estaba encinta y gritaba por los dolores y angustias del parto". 

Según ellos, el alineamiento astronómico de las constelaciones Virgo y Leo cumple este texto. Virgo, simboliza la mujer; la luna y el sol toman sus respectivos lugares a sus pies y cabeza; las nueve estrellas de Leo (mas tres planetas) forman las doce estrellas de la corona; y Júpiter, el mitológico rey de los planetas (localizado cerca del vientre de Virgo), ¡representa el bebé! Ahora, la ciencia si confirma el alineamiento astronómico —aunque se discute el número de estrellas y/o planetas que forman Leo. No obstante, este símbolo en toda probabilidad representa a Israel, tal como nos señala este antiguo texto:

"Después José tuvo otro sueño, y se lo contó a sus hermanos. Les dijo:

Tuve otro sueño, en el que veía que el sol, la luna y once estrellas me hacían reverencias". (Génesis 37:9; véanse también los vv. 10-11)

Más allá, el texto de Apocalipsis continua para decir que la “mujer” de la señal será protegida por 1,260 días (= 3 años y medio), o la segunda mitad de la futura septuagésima semana de Daniel (ver Apocalipsis 12:3-14; Daniel 9:24-27; Mateo 24:15-31). Así, esta señal no trata con eventos en el 2017.  Ahora, hay textos que estos videntes ¡nunca ven! Estos si nos ayudan a desmentir estas “profecías” contemporáneas. Por ejemplo, Jesús dijo:

"Pero, en cuanto al día y la hora, nadie lo sabe, ni siquiera los ángeles en el cielo, ni el Hijsino solo el Padre". (Mateo 24:36)

Y, después de Su resurrección afirmó:

"Entonces los que estaban reunidos con él le preguntaron: 
Señor, ¿es ahora cuando vas a restablecer el reino a Israel?
No les toca a ustedes conocer la hora ni el momento determinados por la autoridad misma del Padre les contestó Jesús—. Pero, cuando venga el Espíritu Santo sobre ustedes, recibirán poder y serán mis testigos tanto en Jerusalén como en toda Judea y Samaria, y hasta los confines de la tierra". (Hechos 1:6-8)

Sencillamente, ¡el Señor no ha revelado la fecha de Su regreso!

Pero si se fuese a acabar, ¿qué hicieras? 

Apocalipsis 12 no nos instruye a buscar alineamientos astronómicos con fines de discernir la supuesta venida de Cristo el 23 de septiembre. Pero la Biblia ¡sí tiene otras instrucciones! Cada día el mundo “acaba” para las personas que mueren. Por lo tanto, hay cosas que sí podemos hacer para prepararnos ya sea para nuestro “fin” personal o el regreso verídico del Señor para llevarse a la iglesia (ver 1 Tesalonicenses 4:13—5:11). Primero, si aún no hemos creído en Cristo como nuestro Salvador debemos creer y así recibir el regalo gratuito de la vida eterna. El prometió, “De cierto, de cierto os digo: El que cree en mí, tiene vida eterna” (Juan 6:47). Si ya hemos creído en Él, y estamos llevando una vida que no agrada a Dios, comencemos a serles fiel a Él. Más allá, la Biblia también nos instruye a disfrutar de la vida, los días, y las bendiciones que Dios si nos ha dado (ver Eclesiastés 9:7-10; 1 Timoteo 6:17).

Conclusión

Nadie ha podido —ni podrá— fijar la fecha del regreso de Cristo para Su iglesia. No podrán porque ¡Dios no ha revelado esa fecha! No obstante, ¿pudiera Cristo regresar el 23 de septiembre? Si puede. Pero también puede llegar antes o después de dicha fecha. Ya que el Día del Señor viene como “ladrón en la noche” (1 Tesalonicenses 5:2) nadie sabe cuándo llegará. Pero, sin dudas Cristo ¡regresará! Por lo tanto, tengamos cuidado con profecías anti-bíblicas, creamos en Cristo como Salvador (e invitemos a otros a creer en Él con textos sencillos como Juan 3:16-18; 11:25-27), vivamos en la expectativa de Su regreso (ver 2 Timoteo 4:6-8), y disfrutemos la vida que nos da.


Más artículos aquí